P E R R O S




El perro, por fortuna para nosotros o desgracia para ellos, fue obligado a resignar su instinto para en el único ser fiel -carente de interés- del que el hombre goza. 
Itziar Giner, por medio de su obra plástica, busca también regresarle a los perros un acto desinteresado. El de retratarlos, para conocer desde lo más íntimo de su naturaleza hasta lo más devoto y sensible de su carácter. 
La obra nos regala contemplación, y contemplar es el acto más trascendental que puede realizar un hombre o un perro. 
Amaya Giner